“Lo más emocionante es vivir momentos reales con las familias a las que fotografío”

03 julio, 2017

Fotografiar vida. Eso es lo que hace Eva Gascón, fotógrafa de nacimientos y de los primeros días del bebé. Inmortaliza momentos preciosos: la lactancia materna, la hora del baño o incluso el propio parto. Eva hace magia con su cámara, y nosotros hemos tenido la suerte de hablar con ella para que nos cuente sus secretos mejor guardados. ¡Disfrutad de la entrevista!

– ¿Cuándo comenzó tu pasión por la fotografía?

La pasión como tal empezó estudiando Geografía, me atrapó la fotografía de paisajes y naturaleza, en esos primeros momentos la gente me “estorbaba”. Pronto pude mezclar mi pasión por el deporte con la fotografía, y las personas empezaron a tomar relevancia hasta que finalmente un viaje a la India me dio el empujón definitivo para dirigirme a la fotografía de retrato.

– ¿Por qué decidiste especializarte en fotografía de bebés?

Mi mejor amiga tuvo una bebé muy deseada. Los niños siempre me han atraído por su vitalidad, curiosidad y sinceridad. Así que ella me dio pie a enfocar mi cámara hacia los pequeños sin complejos y la fotografía empezó a convertirse en un juego muy divertido con el que disfrutaba.

– ¿Qué te transmite la fotografía?

Para mí la fotografía, principalmente, tiene el poder de encapsular momentos, personas, vivencias, cosas que se han cruzado en tu vida y han tenido un efecto en ti. La fotografía tiene un poder increíble: evocar recuerdos, y para mí, como persona con una memoria muy débil, es algo que tiene un valor incalculable.

Admiro a muchos fotógrafos que saben capturar la belleza de elementos cotidianos y darles vida a través de sus composiciones. Por eso, otro gran estilo que me tiene enganchada es la fotografía de calle.

– Todas tus fotografías son en blanco y negro, ¿por qué?

Bueno, en realidad no todas, pero sí que es cierto que en un momento de mi carrera decidí que el blanco y negro sería parte de mi identidad y es lo que muestro en mi página web.

Mi fotografía quiere ser un ojo indiscreto que se mueve sin ser visto por las personas fotografiadas. Cuando capturas una mirada entre una madre y sus hijos, o un padre que rueda o ríe con ellos, el color no importaba, porque los vínculos que descubres tras las familias o los amigos, dejaban todo eso en un segundo plano. El blanco y negro me parece un arma muy potente para mostrar que lo que importa no es tanto el dónde estemos, sino con quién estamos compartiendo esos momentos.

De una sesión de 100 fotos hay siempre una media de 20 que pueden ser mis favoritas y sin duda son las que dejo en blanco y negro…. en todos estos años he fallado muy poco en detectar que las personas que me contratan aprecian el valor de verse juntos disfrutando, con o sin filtros.

– ¿Qué es lo más emocionante de tu trabajo?

Para mí lo más emocionante es vivir momentos absolutamente reales con las familias a las que fotografío. Llegar a una casa conectar con la familia, generar un ambiente de confianza y poco a poco irme diluyendo con las paredes y los muebles hasta casi conseguir desaparecer para ellos, y poderles observar mientras disfrutan jugando, cocinando o haciendo las cosas más rutinarias de la casa.

– Cuéntanos alguna anécdota curiosa que te haya sucedido en el trabajo.

¡Tengo unas cuantas! Pero sin duda el nacimiento es la sesión que más anécdotas entrañables e inolvidables genera.

Estaba cubriendo una fiesta cuando recibí la llamada de la futura madre diciéndome que tenía que volar al hospital. Cuando estaba saliendo por la puerta, escuché mi nombre como ganadora de una nevera en un concurso; recogí un tarjetón enorme a toda prisa y prácticamente se lo lancé a una amiga porque era inviable ir con ese cheque tan grande en ningún taxi de Madrid. Me planté en el hospital con una bolsa llena de merchandising, sin cenar y con un vestido ideal. Fue uno de los partos más bonitos que he vivido hasta la fecha, pero desde ese día siempre llevo un extra de ropa cómoda en mi bolsa de la cámara y una bolsa de almendras (risas).

– La imagen es cada vez más importante para llegar a transmitir algo … ¿cómo ha cambiado la fotografía en estos últimos años?

Creo que la fotografía se ha democratizado muchísimo en estos tiempos donde el acceso a la tecnología es mucho más fácil. Se ha ganado en inmediatez y creo que la fotografía se ha vuelto más real.

Todavía estamos conviviendo con una fotografía de estudio muy encorsetada (hablando de niños y familia), pero poco a poco las personas van entendiendo el valor de tener capturados momentos reales a los que puedan volver con el paso de los años y reconocerse en esas fotos.

Ahora lo que nos toca a los profesionales es ‘luchar’ contra la inmediatez y dar valor a las sesiones profesionales, de calidad, pensadas y que generan recuerdos con un valor no solo momentáneo, sino para toda la vida.

– ¿Qué es lo que más te solicitan?

En general fotografías de familias con niños a partir del año.

Igualmente, cada vez solicitan más la fotografía de los primeros momentos del bebé en el hospital y, sobre todo -y una de mis sesiones favoritas-, el momento en el que los hermanos se conocen por primera vez.

– ¿Cómo crees que puede mejorar la fotografía?

La fotografía creo que tiene buena calidad. Creo que la mejora que se debe realizar en el hábito de la fotografía de familia y bebés, en la profesionalización de los fotógrafos, el ofrecer calidad y momentos únicos que los padres no pueden tomar por sí mismos con sus cámaras móviles o incluso reflex.

– Si pudieses fotografiar cualquier cosa en el mundo, ¿qué sería?

He cumplido mi sueño de fotografiar el momento del nacimiento, y hay pocas cosas que me gusten más, sin embargo, si me pusiera algo como reto todavía por cumplir, me encantaría convertirme en fotoperiodista en algún destino internacional. Cubrir noticias es algo con lo que soñé cuando aún era muy pequeña….solo el tiempo lo dirá.

– Por último, ¿cómo definirías la fotografía en 3 palabras?

Descubrir luces únicas.

 

Descubre más sobre Eva Gascón en su web www.evagascon.com y en su cuenta de Instagram @evagasconfoto. Si eres de Madrid o alrededores, ¡apunta este nombre!