Mitos y tabús durante el embarazo. Entrevista a @amamalefaltauntornillo

04 octubre, 2016

¡Hola a tod@s!

Hoy inauguramos sección en el blog y no podemos estar más content@s 😀 Serán entrevistas con mamás, todas totalmente diferentes, y cada una de ellas irá enfocada a un tema distinto relacionado con el embarazo o la maternidad. Sobre todo, queremos que a través de las experiencias de otras mujeres, nuestras lectoras puedan resolver dudas y quizás no sentirse tan ‘raras’ cuando les ocurre algo fuera de lo normal. Y ante todo queremos dejar claro que lo que aquí se cuente son opiniones y vivencias personales y no tod@s tenemos que estar de acuerdo con ellas, ¡así de bonita es la diversidad!

Nuestra primera invitada es Coral. En redes sociales es conocida como @amamalefaltauntornillo y es un auténtico torbellino. Nunca se cansa de aprender, sobre todo en lo relacionado con los peques, y a menudo realiza cursos de diferentes materias relacionadas con ellos. Se define como “una persona con miles de ideas, colores, sueños en la cabeza, a la que le encantan los niños, leer, descubrir, el arte y el rock español”.
También es adicta a los experimentos de cocina y las manualidades, y ante todo, ¡siempre tiene una sonrisa en la cara!

La entrevista de hoy trata sobre mitos y temas tabús que existen sobre el embarazo. ¡Allá vamos!

– ¿Crees que hoy en día existen muchos tabús alrededor del embarazo?

Demasiados, y esto es una pena, porque en vez de ayudar hacen que las mujeres tengamos más miedos y dudas. Además, como esta sociedad es un poco raruna y nos juzgamos y criticamos tanto, muchas estamos perdidas y no nos atrevemos a preguntar…

– ¿Cómo fue tu experiencia en el caso de la alimentación durante el embarazo?

Puff… imagínate. No como carne, pescado, marisco ni paté, no tomo apenas lácteos tampoco (soy ovolácteovegetariana). Así que toda la gente mayor, y no tanto, no paraba de insistirme con el tema de las comidas. Que si iban a nacer pequeños, que yo era hipotensa por culpa de mi alimentación y eso iba a perjudicar al bebé, y que por eso yo apenas engordaba en los embarazos.
El resultado fue todo lo contrario: tuve dos bebés de más de 3,5 kilos y 51cm y 53.5cm cada uno, que están sanos y crecen comiendo de todo y muy felices. Con esto, creo que si las analíticas salen bien, cada una debería seguir su intuición y escuchar su cuerpo.

– ¿Y en el caso de hacer deporte y ejercicio?

No soy una deportista nata, pero si ando bastante, unos 8 kilómetros al día, y con el segundo además tenía que llevar mi hija a menudo a cuestas. Creo que todas deberíamos de hacer algo de deporte, antes, durante y después del embarazo, siempre siendo conscientes de nuestro cuerpo. Además, ahora hay muchos sitios donde ejercitarse o bailar cuando estás embarazada o tienes peques, por lo que creo que no hay excusa.
No es cuestión de estar físicamente bien, sino de sentirte mejor. 

coralok

 -Dicen que no es bueno tomar café en el embarazo, ¿qué opinas?

No soy médico, y además normalmente no me gusta el café, pero he de reconocer que en el segundo embarazo tuve un gran antojo de café, así que me tomaba un capuccino de vez en cuando… Ahora algún frappé también cae y sigo con la lactancia. Es un excitante e impide la absorción del hierro, así que supongo que abusar de ello no debe de ser bueno.

– Hay muchos mitos sobre la recuperación de la figura tras el parto, ¿cómo fue tu experiencia?

Peso lo mismo que antes de los embarazos, sólo engordé siete kilos en cada uno. Dicen que la lactancia ayuda a recuperar antes la figura, no te puedo decir si esa es la razón o no. Ahora tengo algo de tripa y el pecho algo más caído, pero me sigo poniendo la misma ropa. Lo que sí me cuesta más es sacar horas para hacer deporte de verdad, así que creo que más que el parto es la falta de tiempo lo que te complica ponerte en forma.
Y además, si te hacen una cesárea o has tenido un parto complicado, se posterga aún más el poder empezar a quemar grasas…  El cuerpo de una madre, sus estrías o marcas de los hijos que han pasado por ella, son nuestras marcas de guerra, nuestras marcas de ser hogar de nuestros bebés. Por lo tanto, ¡nada de lo que avergonzarse!

– ¿Qué opinas sobre los que están en contra de la lactancia en sitios públicos?

No les entiendo. No puedo entender que lo vean como algo sucio y que quieran hacer sentir a las madres como degeneradas…  La lactancia es vida, nada más. Es una conexión entre madres e hijos, un conducto de amor. Si alguien no lo ve bien, puede que sea porque el amor puro le incomoda. Una pena. Lo que me parece más triste es que sean las mismas mujeres las que nos juzguemos y critiquemos unas a otras.
¡Hakuna Matata debería ser nuestro lema!